Escondites de Londres

Quería presentaros tres lugares que me sorprenden de Londres. No se caracterizan por su esplendor, ni grandiosidad, sino por ser escondites. Cada uno con sus propias cualidades. A las ciudades les hacen falta estos sitios. Yo al menos me encuentro a gusto en la urbe cuando conozco un par de estos refugios.

Shad Thames. Al desembarcar del puente de la Torre de Londres como un zombie buscando el ayuntamiento me encontré con una calle estrecha, oscura y unas sombras metálicas. Grandes almacenes y embarcaderos de la época del esplendor del Imperio Británico con pasarelas de tres brazos flotando sobre tu cabeza. Merece la pena desviarse unos metros y descubrirlo.

The Hubb en Regent’s Park. Un rincón enmedio de la ciudad, que realmente parece no estarlo. Con la elegancia de parque clásico que le caracteriza y con pocos componentes: Luz, agua, aire y vegetación.

British Museum. La reforma de Foster & Partners le dio la vuelta al edificio convirtiendo el patio central en el hall. Enmedio del Londres gris y saturado entras a este edificio neoclásico que tan bien ha envejecido y casi sin esperarlo aparece este espacio claro y tranquilo. No es precisamente un escondite, porque se llena de gente, pero sí un lugar en el que te puedes refugiar un par de horas de todo lo que hay allá afuera y reflexionar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: